• junio 22, 2021 9:07 am

Cientos de personas marchan para exigir paz y justicia en Guadalajara

May 15, 2021

El asesinato de los hermanos González Moreno ha llevado a las calles a universitarios y familiares de personas desaparecidas en el Estado de Jalisco

Estudiantes marchan en Guadalajara para exigir a las autoridades de Jalisco que investiguen el asesinato de Ana Karen, Luis Ángel y José Alberto González Moreno, quienes fueron localizados sin vida después de estar 48 horas desaparecidos.

“Son vidas, no propaganda”, se podía leer en las consignas de los estudiantes.

El pasado fin de semana criminales se llevaron a los tres jóvenes, tirotearon a agentes federales y asesinaron a los muchachos. El fiscal de Jalisco, Octavio Solís, dice que todo pudo ser una confusión.

A la misma hora, otro comando armado, perteneciente supuestamente al mismo grupo, el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), atacó una camioneta de la Fiscalía General de la República (FGR), en Tlaquepaque, un centro turístico cercano al centro.

Confusión o no, el resultado ha sido ahora el mismo que entonces: los muchachos acabaron muertos. La diferencia es el tiempo que ha pasado entre ambos casos. Y es que en tres años, la situación en Jalisco apenas ha cambiado.

Al caso de los hermanos o la balacera en Tlaquepaque se suman otros, de mayor o menor perfil, como el asesinato del exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, en diciembre pasado en Puerto Vallarta.

Uno de los tres hermanos, José Alberto González Moreno, de 29 años, era estudiante de Geografía en la Universidad de Guadalajara.

El muchacho era además músico, tocaba el chelo en una orquesta, igual que su hermano Luis Ángel, de 32 años, que tocaba el violín. Ana Karen era la más joven de los tres, con 24 años y trabajaba en una empresa del sector automotriz, ha informado el diario local ‘El Occidental’.

El caso de los hermanos recuerda al de los tres estudiantes de cine de Guadalajara, desaparecidos y asesinados en 2018, en plena campaña presidencial.

Entonces, sicarios presuntamente vinculados al CJNG detuvieron a los muchachos, de entre 20 y 25 años.

FUENTE: EL PAIS